Projects & Tools

CRAMPONES


Concepto:

Los crampones son elementos metálicos adaptables a la suela de determinados tipos de bota para posibilitar o mejorar la adherencia de ésta a superficies heladas o nevadas.

Usualmente tienen doce o más puntas que se hunden en la nieve o hielo; de ellas, al menos dos son las llamadas frontales y se clavan en el hielo cuando se escala en inclinaciones pronunciadas aplicando una serie de técnicas.

Los crampones se utilizan para caminar y escalar por nieve dura o helada, hielo y roca recubierta de hielo o escarcha. En nieve profunda, sin embargo, constituyen más un estorbo que una ayuda.

Su complemento indispensable son los antizuecos o antiboots, que se trata de unas láminas de caucho o plástico que se ajustan al crampón e impiden la formación de los temidos zuecos, pegotes de nieve que se adhieren al metal bajo los pies, muy peligrosos porque inutilizan los pinchos. Incluso disponiendo de ellos, existen nieves tan pegajosas que no se puede evitar la formación del zueco.

Atendiendo a su modelo de construcción podemos distinguir varias categorías:
  • Articulados: las partes delantera y trasera son independientes, aunque están unidas por una barra articulada.
  • Semirrigidos o flexibles: similares a los anteriores pero con las dos partes unidas por un fleje de acero flexible.
  • Rígidos: específicos para escalada en hielo, frecuentemente de construcción de caja, muchos son modulares con puntas y piezas intercambiables.
  • Especiales: hiperligeros de aluminio muy poco resistentes indicados para uso muy ocasional en esquí de montaña y excursionismo; o de emergencia con 4 o 6 puntas.
Cyborg
Vasak
Mi intención inicial fue adquirir un modelo Vasak de Petzl Charlet, que son un modelo sencillo y versatil. Aunque ciertamente me gustaba mucho el diseño del Cyborg de Black Diamond.

Entonces pensé, "Si tengo los materiales necesarios, me fabricaré unos yo mismo". Esta idea rondó por mi mente algún tiempo y fue tomando forma.


Diseño:

Empecé con unos dibujos burdos hechos a mano alzada para fijar la concepción del diseño, busqué modelos en los que me pudiese guiar, así como intercambiar impresiones con mi querido amigo JJ, pues sin su inestimable ayuda con el diseño estaría perdido.

Poco a poco fue naciendo, lento pero sin pausa a lo largo de más de 6 meses hasta que por fin di por concluida la fase de diseño.

Una vez terminado el diseño en papel, este mismo sirve para ver en conjunto el instrumento sobre el calzado y verificar que la idea plasmada en el dibujo coincide con el modelo real.

Se curvan las puntas delanteras hacia abajo para contribuir a la mejor penetración de las mismas y evitar cargas excesivas en la estructura intrínseca del metal, a ello contribuye también las segundas puntas (60 mm) marcadas en diagonal, para soportar y establecer un cuadro de apoyo más seguro.

 En una vista lateral se observa la disposición idónea que exige una "técnica francesa" o "pies planos" y la "técnica puntas delanteras".

Las medidas de las distancias entre cada una de ellas y la longitud de las mismas son calculadas en base a pruebas de esfuerzo y fuerzas físicas que experimentarán en nieve, hielo y ocasionalmente en roca.

Una vez visto la idoneidad del prototipo de papel sobre unas botas duras pero flexibles, probé el mismo sobre botas cramponables rígidas e igualmente funcionaba el diseño, coincidiendo todos los ángulos de ataque, así como las medidas de planta.


Corte y confección:

Llegados a esta fase, debía elegir un material que a la vez fuese resistente a las condiciones exteriores así como suficientemente liviano para no quedarse pegado al suelo ;-)

La solución la encontré en un metal de acero inoxidable amagnético con un alto grado de resistencia a cizalla así como a torsión que me prestaba las condiciones ideales para construir "mi idea".

Los espesores son determinantes para alcanzar el grado de fuerza y firmeza de las futuras herramientas, por ello mi decisión fue utilizar una plancha de 2mm en la parte posterior del talón, donde la presión ejercida no hace mucha palanca, y de 2'5mm en la parte anterior y el fleje de unión.

Esta diferencia de medio milímetro en los espesores evita llevar peso innecesario en las puntas menos utilizadas y a la vez mayor oposición en las zonas más sensibles. Aunque bien es cierto, esta diferencia no es muy notable y la variación no compromete al conjunto integral.

Huelga decir que este material no es mantequilla y como tal no valen las herramientas "manuales" al uso, sin embargo en localizaciones especificas donde no llega la "maquinaria pesada" utilicé la sierra de mano con hoja de hierro.

Y con maquinaria pesada me refiero a la amoladora o "radial", al esmeril y a otro conjunto de herramientas para doblar el acero como la llave inglesa de 50cm, varios sargentos muy robustos y un peso de más de 30kg de vigón de hierro macizo que sirve para hacer palanca en un tornillo de banco y como mártir en ángulos de 90º. Quizá no sean los más idóneos, pero son de los que dispongo a mi alcance.

Los discos de radial se consumen con mayor rapidez en este tipo de material que en hierro dulce (aunque se trate de un disco PFERD SG-ELASTIC de 115mm de diámetro). También comentar que trabajar con estas herramientas no deja de ser muy peligroso incluso para manos expertas, pues se trata de una velocidad orbital muy alta (13300rpm) y siempre se deben tomar medidas de protección individual y del entorno de trabajo.


El avance en el corte a de ser pausado y tranquilo, pues se pretende evitar por todos los medios el sobrecalentamiento del metal, que puede perder sus propiedades intrínsecas, pudiendo forzar la aparición de fisuras o fatigas posteriormente.
 
Una vez terminado este concienzudo y tedioso trabajo, se repasan los bordes para eliminar las rebabas y se pesan individualmente y en conjunto las piezas.


Existe una diferencia de +-2gr en los dos conjuntos (derecho e izquierdo) que a 911gr de cada uno no es ni siquiera significativo.

Las planchas así cortadas tienen un peso mayor ya que posteriormente se practican unos vaciados en las zonas de planta con broca de cobalto rectificada. Entonces el par no superará en teoría los 1200gr.

Mi intención inicial era hacer el vaciado sin doblar antes las puntas pero me percaté que sin huecos el metal se doblaba mejor y por donde deseaba. Por tanto doblar antes de perforar era más adecuado.


Montaje:

Después de haber dado la forma definitiva a cada una de las piezas que componen el artilugio, pasamos a montarlo.

En primer lugar se ha de ajustar a la bota que normalmente usaremos para progresar en hielo, y presentamos las piezas para observar en que posiciones irán las fijaciones, tanto del crampón a la bota, como de la parte delantera al fleje y del fleje a la parte del talón.

Una vez comprobado y verificado el ajuste del modelo real con el modelo de diseño previo, pasamos a practicar unos taladros en cada una de las piezas para fijar el fleje pasador, los enganches y las tallas.

Primero con una broca de un diámetro inferior al definitivo para facilitar el avance de la de mayor diámetro.

Para este material no son apropiadas las brocas normales, pues la dureza del material es superior al de las propias brocas de hierro, es decir, en cuanto se provoque fricción, la broca se embozará perdiendo todo el filo y si no tenemos cuidado puede llegar a partirse. Esto nos exige reafilar con el esmeril la broca que pierde el filo, aunque para afilar una broca en el esmeril se requiere una técnica precisa y cuidadosa aparte de una experiencia previa para evitar desgracias. Si no sabéis afilar una broca en esmeril, desechad la broca antes de sufrir graves daños. Es muy peligroso y requiere mucha práctica para dejar el ángulo correcto y las caras de corte.

Una vez practicados todos los orificios lo siguente es unir las partes y fijar con tornillos de cabeza hexagonal. Los que unen el fleje son de acero inoxidable y los que unen los puentes de galvanizado y más pequeños, porque reducen peso y no están situados en zonas de tensión (sólo de apoyo).

Para evitar que estos tornillos se aflojen llevan tuerca y contratuerca, además al final se granetean como medida de absoluta seguridad en  la fijación.

Evidentemente el tornillo que fija la talla del crampón en mi caso no varía de posición (quien se atreve a parte de mí llevar semejante artilugio!!), por tanto también los ensancho con el granete.

Bien, ya están casi listos, pero claro faltan las fijaciones.

Como son crampones de correas se necesitan, al menos, cuatro puntos de anclaje, donde la correa distribuirá uniformemente la fuerza de amarre a la bota. Para ello utilizo unas hembrillas y unas arandelas Grower de M14 realineadas, por donde pasará la cinta.

Entonces con un macho de roscar de la métrica de la hembrilla se practica en los soportes las roscas para alojar el conjunto de fijación con una tuerca fina rematando con granete.

Ahora en esta etapa de producción de los crampones ya está completa la parte metálica de los mismo.


Correaje:

Por último queda añadir las correas, compuestas de cinta de persiana y un cierre de Petzl (que como ya lo tenía de antes lo aproveché).

Se cortan las tiras de la longitud diseñada y se pasan por las arandelas de fijación y se las remacha con una arandelita para establecer su cierre.

No hace falta que comente lo vital que es el buen diseño del correaje y su distribución, ya que este depende la utilidad del invento (no sería gracioso un desajuste inesperado por una mala disposición!!).

---

Y para muestra, unas pequeñas imágenes del resultado final:





nota: Los antiboot no salen en las fotos pero son de caucho y evitan en gran medida la acumulación de nieve "pegajosa"


"Progresar en hielo con ellos produce una sensación de firmeza y seguridad"



Espero que os guste mi humilde trabajo y valoréis mi esfuerzo, GRACIAS!!! ;-)





17 comentarios:

  1. Espero ansioso vuestras opiniones y comentarios!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peña para que es el elemento de la foto número 7 que como una platina en forma de T. GRACIAS. tu idea es igual a la que utilizan los fabricantes, hasta mejor, las producciones en serie pueden filtrar calidad, como tu mismo los fábricas, tu haces la calidad del producto. Te felicito haré los míos. Pero explícame para que es el elemento. Foto por debajo del zapatos. Cesarfrench12@gmail.com

      Eliminar
    2. Hola Cesar, gracias por tu comentario.
      La foto a la que te refieres es el fleje de unión de las otras dos piezas, la delantera y la del talón. Ahí es donde se practican los taladros para que se puedan fijar y establecer la talla.

      Con respecto a la calidad debo decir que desde que los hice hasta hoy no he tenido ningún tipo de problema y se han comportado fielmente al diseño para el que fueron propuestos. Ha sido un proyecto artesanal y casi decir que los hice por la pura satisfacción de ser capaz de realizar este proyecto con la mayor fiabilidad, calidad y sabiendo que materiales usaba.

      De mi experiencia usando crampos he de decir que muchos tienen un tratamiento térmico similar al temple, del cual no se hace bien el proceso de liberar las tensiones del material mediante un adecuado revenido o similar. De esta mala praxis, he podido comprobar en persona como se partían las puntas de modelos comerciales técnicos, por tanto para mis crampos decidí usar un material sin templado pero que aguantase bien la palanca que se ejerce.

      Reitero mi disposición para responder cualquier duda ;-)

      Eliminar
    3. Peña, gracias por tu aporte, hoy empezaré a fabricar los míos. Es muy valioso, la idea tuya, en los espolones de la punta, te sugiero un dobles en el centro a lo largo del espolón, así se da más firmeza, y evitar la palanca. Gracias por tu aporte. Te mostraré como quedan las mías. Te lo agradezco de corazón.

      Eliminar
    4. Cesar, lo que comentas de para mejorar la resistencia de las puntas me resultaba difícil de practicar con las herramientas de que disponía en ese momento.

      Si bien es cierto, para poder crear esas acanaladuras que describes se necesita una máquina de estampación y quede lo mejor posible.

      Gracias por los comentarios y espero ver pronto tu trabajo ;-)

      Eliminar
    5. Un nuevo reto, fabricar un piolet, he visto un blog donde los japoneses fabrican piolets, en este caso son forjados, yo, aprovecho los recursos de mi trabajo, tenemos una sección de forja. Donde haré la prueba de un piolet. http://elpioletdemadera.blogspot.com.co/2010/05/como-se-fabrica-un-piolet.html?m=1

      Eliminar
  2. Esperemos que sirvan para que no te aosties... jajaja
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja... Seguro que si, lo evitarán en gran medida. Pero estos no curan mi locura y quizá me den pie a retos mayores!!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Eres un crack!
    Quedaron muy chulos, y he de decir que en vivo y en directo todavía lo son más. Enhorabuena y a seguir con los inventos!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Pablo!!!
    La verdad es que tengo bastantes inventos en mente, aunque no están relacionados con deportes de aventura xD

    Es una pena que este invierno no los pueda disfrutar tanto como quisiera, pero quizá para las próximas heladas pueda utilizar toda mi técnica con ellos!!

    ResponderEliminar
  6. Me has sorprendido y ayudado gratamente. Yo también tengo en proyecto confeccionarlos personalmente, pero parece que los dientes de los crampones son muy radicales. ¿Se podrían hacer mas cortos y el material un poco mas fino?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que si, definitivamente!!

      Las puntas delanteras, que miden 6 cm, a veces pueden sufrir demasiado efecto palanca.

      Estos son mi primer prototipo y la verdad que después de usarlos mucho en terrenos muy variados, (porque no sólo sirven para nieve y hielo) una medida de puntas más cercana a los 4 cm es óptima.

      En cuanto al grosor del metal me pasé un poco, 0.5 mm de menos aligera bastante y no compromete la estructura. Evidentemente también depende del material, no es lo mismo un hierro normal que un acero bien templado.

      Mi consejo es el siguiente: Busca una plancha de metal de 1.5 a 2 mm de un acero de calidad con buena resistencia mecánica y realiza un diseño liviano, dejando huecos en la parte de la suela, sin pasarse, para reducir peso.

      Sinceramente estoy muy contento con mi trabajo y me da mucha satisfacción ver que también puedo ayudar a que otros puedan hacerlos!!!

      Si te surgen más dudas te responderé lo más pronto posible!! Gracias por tu comentario!!

      Eliminar
  7. Muchas gracias, cuando confecciones los míos te lo haré saber. Nuestro objetivo de este año es subir a monte perdido en el Valle de Ordesa, ya hicimos una intentona al Veleta con un material prestado y con el hielo se agradece llevar crampones. Yo soy manitas y puedo disponer de un taller de herrería, así que lo intentaré. Ya estamos en contacto

    ResponderEliminar
  8. hola me gustaria que me enviaras el plano de papel gracias.

    ResponderEliminar
  9. Ojo con estos aparatos .No son juguetes . Deben pasar una certificación y norma europea especifica.
    De lo contrario en montaña un resbalón con consecuencias y no te cubre los daños y el rescate ni el seguro privado , ni la federación de montaña ni la sanidad pública( ni es enfermedad ni accidente sino conducta temeraria). Mucho ojo, un rescate a pie necesita personal, planificación y medios humanos muy cualificados y si es aereo 12000€ la salidita. No te salen las cuentas ahora, eh.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo: si hubieses hecho el mismo comentario con un poco más de perspectiva y respeto lo vería estupendo, y hasta el (eh) del final no te pondría un pero, pero como dijo algún literato; España es sin duda un país en el cual la envidia no es una carencia. Al autor del blog que se pegó el curro, felicitarlo. Me parece un trabajo digno de admiración y respeto, además de demostrar una determinación desbordante. Como menciona el "amigo sin nombre" hay que tener en cuenta el factor del seguro, pero hay mucha gente que emplea crampones antiguos que no cumplen la normativa vigente y seguro que a nuestro amigo Anónimo ese ejemplo no le produce pelusa alguna. Por lo demás estoy convencido de que son unos crampones perfectamente seguros y robustos. Se aprecia que el trabajo es muy fino. A mi me encantaría poder tener los conocimientos suficientes para hacer mis propios crampones y muchas otras cosas que no están a mi alcance. Si hay una virtud que admiro y creo que está en declive es la autosufciencia y me quito el sombrero ante tu trabajo, Olé! Con respeto al diseño lo que comentas en otro comentario me parece acertado, tal vez sean las puntas demasiado grandes (en la foto al menos, lo parece) Pero si es tu primer diesño y ya tiene un aspecto tan cojonudo estoy deseando ver el siguiente, te animo a que lo hagas porque estoy seguro de que si ya este (siendo el primero y sin experiencia previa en la fabricación de crampones es bueno) los siguientes que hagas pueden ser bestiales. Felicidades por el curro, a mi al menos me has arrancado una sonrisa porque me encanta ver que hay gente que se lo curra tantísimo. Estaré atento por si haces una nueva versión!

      Eliminar
    2. Cierto es estimado Anónimo que este proyecto no es un juguete, ni mucho menos. Si hablamos de responsabilidad hablemos claro. NO recomiendo a nadie que no sepa andar en montaña usar elementos técnicos que no estén asesorados por un profesional cualificado. Por tanto, si no sabes lo que haces ni lo intentes.

      De todas formas como apunte te digo que nuestros abuelos los hacían con hierros de ballestas de amortiguación o simples aperos y como sabían lo que hacían no hubo rescate alguno.

      Cada uno sabe a lo que se arriesga y sabe cuales son sus resposabilidades.

      ----

      Gracias vhj por tu comentario, agradezco de verdad que aprecies este proyecto.

      Como bien dices este fue mi primer prototipo (que aun está como el primer día) y mi intención futura es replantear el diseño y experimentar con nuevos materiales y técnicas. Las puntas delanteras es algo obvio a cambiar.

      Casi todo el tiempo del desarrollo de este proyecto lo dediqué a la investigación del comportamiento teórico del propio sistema así como la recolección de parámetros biomecánicos en diferentes escenarios. Fruto de estos trabajos dio como resultado este diseño y aunque es una buena aproximación, es en definitiva corregible y mejorable desde multitud de aspectos.

      Muchas gracias de nuevo y un saludo ;-)

      Eliminar